Actualidad

#MUNDIALCCH. Resumen: Un poco de amor francés para Argentina y Uruguay sueña

El Mundial de fútbol de Rusia 2018 se queda Sin los dos jugadores que acapararon la atención del planeta fútbol en los últimos años. El argentino Messi y el portugués Cristiano Ronaldo quedaron fuera de competencia con sus respectivas selecciones. Argentina, en un dramático partido, perdió 4-3 ante Francia mientras que Uruguay, con guapeza y hermosos goles de Cavani derrotó a Portugal. El fútbol Charrúa haciendo historia una vez más de la mano del maestro Tábarez. 

Aquí el resumen CCH de la fecha: 

FRANCIA 4 – ARGENTINA 3: Cuando el alma no alcanza

La selección francesa se mostró siempre como dueña del partido. Incluso cuando estuvo por algunos minutos por debajo del marcador.  Y en esto tuvo mucho que ver un joven de 19 años, que el año pasado fue comprado por el poderoso PSG por 180 millones de euros. Se llama Kylian Mbappé Lottin y hoy portaba la 10 de la selección francesa. El mismo número que los defensores y mediocampistas argentinos se cansaron de ver corriendo tras este jovenzuelo que esta noche seguramente no podrá dormir, pero de felicidad.

Mbappé sale a festejar su segundo gol.

Primero fue una corrida a lo Bolt para dejar a cuatro jugadores argentinos pagando hasta que Rojo no tuvo otra que derribarlo en el área y penal. Incuestionable la decisión arbitral. Penal para Grizman es gol, y el delantero del Atlético hizo cobrar. Francia arriba en el marcador. Pero si algo tiene Argentina o tuvo, fue coraje. Primero para empatar con un golazo de Angelito Di María antes de cerrarse el primer tiempo y luego, para ponerse al frente con el gran Mercado desviando un disparo de Lionel Messi. Y sí, una vez más, el 10 del Barcelona parece haberse perdido en el campo de juego.

Su función de “falso 9” fue inentendible para muchos. Cuando Argentina tenía que empatar, ningún delantero de oficio estaba en cancha. Fue uno de los tantos cuestionamientos que se hizo llegar contra el pelado Sampaoli. Sin embargo, el DT ricotero ya tiró lo suyo; él no considera fracaso el haber llegado a octavos y no piensa en renunciar. Según algunos datos que saltaron en las últimas horas, la rescisión del contrato para la AFA podría trepar a 20 millones de dólares. Una verdadera locura que no parece tener asidero. Sin embargo, no podría de extrañarse que fuera real.

Volviendo al partido, Argentina no pudo aguantar ni 10 minutos la ventaja. El lateral Pavard tomó un revote cerca del área argentino y le pegó a la pelota que fue girando, y casi como un acto de magia, se fue abriendo para colarse al ángulo, a la zona más imposible de Armani. Una obra maestra francesa. Allí mismo Argentina cayó. Minutos después Mbappé nuevamente apareció en el área argentina y como una ráfaga se movió entre defensores para conseguir una posición que le deje tiro. Chute al arco, fuerte, seco, por abajo, imposible para el portero de River y a cobrar.  El cuarto gol fue una verdadera joya; salida dese el área con el arquero francés, toque al medio, pivoteo y de primera para un pase a Giroud que habilitó a Mbappé que sentenció el partido con una definición magistral. Era el 4-2 y todavía faltaban casi 20 minutos de juego.

El joven francés que acabó con Argentina.

Argentina intentó reaccionar pero recién a los 92, Messi consiguió meter un pase gol a Agüero que definió de cabeza. La Albiceleste apretó y pudo haber empatado sobre el final mismo, pero no se puede hablar de que este resultado fue injusto. Al contrario, Francia se mostró como equipo siempre, apelando a sus jugadas, a triangulaciones, a jugadas establecidas. Argentina fue corazón. Con Mercado, con Tagliafico, con un Mascherano intermitente pero presente, con un Banega enorme en despligue, con un Di María errático por momentos pero siempre inquietante.

Francia fue equipo. Agentina toda se quedó esperando la magia de Messi.

URUGUAY 2 – PORTUGAL 1: El Gigante pequeño

Ya sabemos que Uruguay tiene 3,5 millones de habitantes nomás. También sabemos que cuando se habla de fútbol, cualquier habitante de este pequeño país sabe de lo que se trata. Se trata de una identidad. Uruguay anota su nombre nuevamente entre los cuartofinalistas de un mundial de la mano de un maestro que a estas alturas, ya se ganó la figura de Leyenda; Óscar Washington Tábarez.

Edison y el primero.

También sabemos de Uruguay que tiene en su delantera a dos jugadores extraordinarios. Uno se llama Luis Suarez y juega en el Barcelona de España. El otro se llama Edison Cavani y ambos nacieron en una pequeña ciudad que se llama Salto, a unos 480 kilómetros de Montevideo, la capital uruguaya.

Hoy todos fuimos testigos de lo que estos dos muchachos hacen juntos. Cuando eran niños, en Salto jugaban al fútbol por helados. Hace un par de horas tejieron una jugada magnífica para hacer el 1-0 sobre Portugal. Y Cavani nuevamente se anotó en el marcador para el definitivo 2-1. Cavani, el mismo que hace un tiempo se escribió una carta a él mismo pero de niño, diciendo que extraña sus momentos de infancia.

Pero el partido no fue fácil. Como no son fáciles los partidos de octavos de final de una Copa Mundial. Pero Uruguay sabe de estas instancias. Por historia, pero también por apostar en proyectos. Con Tábarez es el tercer ciclo. Es el tercer Mundial. El maestro conoce a sus jugadores y sus jugadores saben cómo juega, cómo se maneja y hasta de qué le gusta hablar en las concentraciones.

La imagen del día. Ronaldo lo ayuda a salir a Cavani.

Por eso, este lugar que Uruguay ocupa en este Mundial de ninguna manera puede ser producto de la suerte o de algún otro elemento que se le quiera atribuir que no sea trabajo, planificación y seriedad. Los uruguayos aprendieron de los errores que los habían dejado fuera de los mundiales de los 90.  Pero después rectificaron sus caminos.

Portugal, al igual que Argentina, dependió siempre de alguna genialidad de Ronaldo que nunca llegó. El delantero del Real hizo una aparición de película en el primer empate contra España con un triplete y luego anotó de vuelta otro gol. Pero después se quedó. Incluso malogró un penal contra Irán. Hoy, apenas estuvo en algunos trances del partido.  Nunca fue el Ronaldo del Real.

Ese jugador tirándose con la cabeza para cubrir una pelota. Tábarez cantando el himno,  Muslera aregando, el Cebolla Rodríguez reinventándose en cada Mundial, los goles de Cavani, la guapeza de Suárez.. Todo eso resume la gran victoria uruguaya en Rusia.

Señoras, señores. Agarren el mate que se vienen los cuartos de final.

Comentarios

Dejá un comentario

Lo más popular

Arriba