Actualidad

Resumen Mundial CCh: Día 10

Resultados:

ARGENTINA 1 (Messi: 90) – IRAN 0
ALEMANIA 2 (Gotze: 51, Klose: 71) – GHANA 2 (A. Ayew: 54, Gyan: 63)
NIGERIA 1 (Odemwingie: 29)- BOSNIA Y HERZEGOVINA 0


La figura:

Argentina – Irán: Sergio Romero

romero
Aunque el gol de Messi quedó en la retina de todos los que vieron el partido fue la actuación de uno de los más rechazados la que salvó a Argentina. Romero pudo atajar por lo menos 3 chances claras de gol, especialmente una última a Reza Ghoochannejad que posibemente hubiera liquidado el partido a favor de los iraníes. De no atajar en todo el año pasó a ser el único que ofreció seguridad atrás en el plantel.

Alemania – Ghana: Sulley Muntari

muntari

Los alemanes quedaron sorprendidos por el planteamiento que les hizo Ghana y el principal responsable de su gran trabajo fue Sulley Muntari. Siempre lideró la línea de presión, distribuyó bien la pelota y probó varios tiros al arco que mantuvieron bien ocupado a Neuer. Es muy adecuada la clásica frase “se comió el mediocampo”. Lo más sorprendente es que hizo todo esto a pesar que su pantaloncito se le caía cada rato hasta más debajo de su nalga.

Nigeria – Bosnia y Herzegovina: Emanuel Emenike

Emenike
En un partido donde Nigeria demostró que es más que aquel equipo amargo e inútil que enfrentó a Irán, Emenike fue el encargado de manejar el ataque. Se hizo un festín en el lado izquierdo de la defensa, donde habían cambiado al titular Kolasinac, y ningún defensor podía pararlo. Cada vez que uno iba al choque con el rebotaba como si fuera una pelota de playa, tal era su fuerza y balance. Dio una gran asistencia para el gol y tuvo varias que casi convirtió.


El malabarista: Manuel Neuer

Tras haber dado una excelente actuación, Neuer casi mandó todo al tacho con una jugada inentendible. No se sabe que quiso hacer en su saque de manos, pero de alguna forma pudo salvar que la tiró arriba sin razón dándole una patada fuerte como si fuera saque de arco. Si alguno de los ghaneses estaba más pendiente de lo que hacía era muy posible que hubieran podido robar la pelota y convertir el gol de la victoria.

Hincha más raro: el brujo de Ghana

Hizo de vuelta su aparición el brujo. Es inconfundible por su cara de loco, su talco y el saco medio rojo con cosas encima.


Premio Héctor Blanco/”Animal” Quintana: John Obi Mikel

En una jornada donde no hubo grandes golpes, lo más cerca que estuvimos al nivel de Blanco y Quintana fue este codazo de Obi Mikel, más que nada porque fue al final del partido y no había razón para tirarlo excepto si quería ser expulsado. Casi logró su cometido si esa era la razón.


Premio Francisco Ocampo: Carlos Queiroz

El saplé táctico que le dio Queiroz a Alejandro Sabella sería un nocaut en el primer round si fuese boxeo. Encerró al equipo atrás y los puso todos al medio para no dar espacio a los delanteros argentinos. Los argentinos cayeron en la trampa y trataron de hacer todo por los costados, donde son más débiles. Hubiera sido todo perfecto si no fuera porque se olvidaron de encimar al mejor jugador del mundo cuando agarró la pelota en su lugar favorito y enganchó hacia adentro.


Mejor barrida del Mundial: Kwadko Asamoah

Esta barrida le valió el empate a Ghana. Le quitó de los pies a Muller un gol cantado, demostrando una valentía que tendrían que tener todos los defensores los 90 minutos.


El hombre récord: Miroslav Klose

El alemán solo necesito 2 minutos en cancha para poder llegar a su objetivo de igualar al gran Ronaldo como el máximo goleador en Mundiales, con 15 goles. Su gol fue un tìpico gol de Klose: definiendo a 1 metro de la línea de gol. Como era de esperarse, hizo su tradicional voltereta, pero la edad no viene sola y apenas la completó.


Festejo del día: Asamoah Gyan y la selección de Ghana

Una mezcla de caminata zombie y pasos sobre la pasarela.


El papelón: la selección de Bosnia

Se esperaba mucho más de los debutantes. En lugar de jugar con ganas parecían que estaban en plena revisión de próstata durante sus dos partidos. En el partido contra Nigeria ni siquiera demostraban ganas de querer darlo vuelta, quedando todos medio parados y jugando con un esfuerzo mínimo. En parte es porque copian a su capitán Edin Dzeko, un gran jugador, pero siempre bastante pecho frío cuando las papas queman. Esperemos que si llegan otra vez al torneo si tengan sangre en las venas y jueguen a muerte y no a morir en la primera ronda.

Comentarios

Dejá un comentario

Lo más popular

Arriba