Los brazos en alto. En Mandiyú dejó muy gratos recuerdos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.