ADRIANO. Nos intoxicamos con este tremendo humo que golpeó a los olimpistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.