Actualidad

El fútbol vs la Tecnología

Tema de debate. La tecnología en el fútbol, beneficia o perjudica?
Don Rubén nos da su polémica visión.

Zúñiga 2

A mis 35 años puedo decir que crecí viendo el fútbol como un deporte físico, de contacto, un deporte de machos, con un tal Paolo Montero (récord de expulsiones en la Serie A de Italia), un nene de pecho como Roy Keane (récord de expulsiones en la Premier de Inlgaterra), o un TELETUBBIE llamado Víctor Quintana.. y ni hablar de un verdadero picapiedras como Héctor Blanco.

Más adelante, los más jóvenes que yo, ya habrán visto a los Pepe, Sergio Ramos y Cía., pero, ¿por qué hablo de estos jugadores? Porque todos tienen en común (a parte de repartir patadas, obviamente), el amor a este deporte tan maravilloso, las ganas de dejar todo en una cancha y literalmente morir por los colores que defienden.

Pero, ¿por qué hablar sobre este tema ahora?. Sencillo, la nueva era de la tecnología vino a instalarse y quedarse en las canchas, para hacernos ver de todo, y plantearnos dudas de todos los colores, sobre lo que significa ser jugador de fútbol y estar en una cancha.
Pero mas vale ver por nosotros mismos que leerlo, por eso, dale clic aquí FúTVol.

Entonces, de pasar a ser exclusividad de los ojos (humanos) del réfere, hoy el Deporte Rey está en la atenta mirada de todo el universo que gira a su alrededor, gracias a las miles de formas que la tecnología pone al servicio del televidente, exponiendo cada mínimo detalle del juego. La revolución de las “repeticiones” con cámaras de alta velocidad (que ya veníamos viendo en la Champions u otros torneos de Europa) ahora está llegando a detalles inimaginables, y entonces podemos ver la manera en que se mueven los músculos de los jugadores en un esfuerzo o como “saltan” las venas de la cabeza de Robben después de picar 70 metros. Algo de locos.

Y ni hablemos de lo que creó internet y las millones de posibilidades de seguir los juegos a través de las redes sociales (prometo hablar sobre ese tema mas adelante), inocentes pataditas que antes eran solamente un “Siga! Siga!” de parte del árbitro, hoy son verdaderas penas de muerte a los ojos de las cientos de cámaras que rodean a la cancha y que estimulan a la presión que ejercen sobre el juego y las decisiones de los que llevan a cabo la muy difícil tarea de impartir justicia durante el tiempo que la pelota está en juego.

Le dolió el diente al uruguayo.

Le dolió el diente al uruguayo.

La mordida de la discordia, así como sienta un precedente en las sanciones de la FIFA, la infame falta cometida por Luis Suárez en este último mundial, deja una mancha negra, no solamente en el jugador, sino que en todo el juego en si.

Hoy por hoy, todos reclaman, tras ver 154.548 repeticiones en 8.435.404 ángulos distintos y desde sus propios celulares -gracias a las cámaras de alta velocidad (que pueden filmar hasta 10.000 imágenes por segundo!) con los que se cubre el Mundial-; sanciones para tal o cual jugador, antes, durante o después de los partidos (como acabo de leer en el caso de Neymar a UNA “fanática” tuiteando: “le suspenden por una mordida pero no por romperle una vértebra”). Claro, mamita, porque justo resulta que el juez del encuentro posee una vista de rayos X y conocimiento médico preciso para ver y saber qué hueso en cuestión fue el perjudicado en una jugada tan normal (que dos jugadores salten en busca del balón), como lo es un pase o un tiro de esquina, que se repiten incontables veces durante un partido.


 

En fin, para ir cerrando mí idea y visión sobre este tema, dejen que el fútbol se juegue a la velocidad de la vista de un simple mortal y recuerden que las patadas son parte del juego, si recibiste una, anotá la chapa del que te acaba de atropellar y ni bien puedas, le devolvés la gentileza, eso si, hacélo con mucho cuidado, no sea que te vea algún camarógrafo tekorei que ni le presta atención a la pelota.

QUE VIVA EL FÚTBOL VIVO!

Comentarios

Dejá un comentario

Lo más popular

Arriba