Clubes

¿De dónde sacan plata los clubes?

¿Cómo se financian los clubes? Va a seguir funcionando el sistema de Presidente-capitalista o indefectiblemente habrá que migrar al modelo de una S.A.?

Varios programas de #CChRadio tocamos el tema. ¿Cómo se financian los clubes? Va a seguir funcionando el sistema de Presidente-capitalista, mantener el concepto de que “El club es de los socios” o indefectiblemente habrá que migrar al modelo europeo de capitalizar un club y volverlo casi casi una S.A.?

En este contexto, un seguidor nos envía un artículo bastante interesante que toca una de las patas de este tema que todavía va a generar mucho debate. Lo compartimos:


La desazón de estar sogue.

La desazón de estar sogue.

Eran principios del año 2.012 cuando el Rangers, multicampeón del fútbol escocés se declaraba en bancarrota, por problemas con el fisco británico, esto acarrearía sanciones dentro de esa temporada: 10 puntos menos al entrar en bancarrota, imposibilidad de transferencias durante 12 meses y la suspensión de por vida para tomar algún cargo en el fútbol escocés al entonces presidente del club Craig Whyte, cosa seria son los británicos con las sanciones, igualito que acá (?)

Y las sanciones seguían, por no solucionar sus problemas económicos –antes del 31 de marzo de 2.012- no pudo competir en el ámbito internacional. En mayo se acuerda la venta del club a Charles Green, empresario y ex presidente del Sheffield United. En junio se concreta la compra -por parte del empresario- de los activos del club por 5,5 millones de libras, creando una nueva organización con el nombre de Sevco 5088 Limited. Con la operación, los bienes pasaron a nombre de la organización creada. La pretensión de Green era cambiar de nombre la organización al de The Rangers Football Club Ltd., pero no pudo debido a un conflicto con el Registro de Empresas de Reino Unido (Companies House).

Green acudió hasta a la UEFA para reducir la deuda del club adquirida con la compra.
Sevco 5088 Limited llegó a un acuerdo con la Asociación Escocesa de Fútbol para tomar la membresía del Glasgow Rangers y adoptar el nombre que pretendía: The Rangers Football Club Ltd. Pero la situación no pintaba tan bien para el nuevo Rangers (?), luego de las sanciones y la compra solicitó ingresar de forma directa a la Premier League Escocesa, solicitud que fue rechazada por los clubes de la divisional. Dada la negativa, solicitó su ingreso de manera directa a la Primera División (segunda categoría), nuevamente rechazada por los clubes de la divisional, así pasó nuevamente con la tercera categoría. Debido a esto el nuevo Rangers fue obligado a ingresar a la Tercera División (cuarta categoría), decisión que fue confirmada cuando se aceptó su ingreso a la Asociación Escocesa de Fútbol.

The Rangers Football Club

The Rangers Football Club

El nuevo Rangers jugará la temporada 14/15 en la Scottish Championship -la Intermedia Escocesa (?)-, luego de haber conseguido los gloriosos campeonatos (?) de la cuarta y tercera categoría.


Los tradicionales clubes paraguayos no están ajenos a las deudas, grandes montos para un fútbol tan mediocre, deudas que no se justifican con el rendimiento de los jugadores, siendo estos los que generan gran parte de las deudas. Jugadores que no mojan la camiseta, ni siquiera te corren 25 minutos seguidos, pero eso sí, son los primeros en pedir un aumento cuando el club tiene una racha.

H-u-m-o

H-u-m-o

Existen tres principales factores para que el capital financiero sea efectivo en el club: la dirigencia, el técnico y los jugadores. No importa cuánto dinero posea un club, si no planea, organiza, ejecuta y controla, ndaipóri dinero que valga la pena. Si la dirigencia del club es buena haciendo todo eso, existe un nexo –importantísimo- con los jugadores: el Técnico. Si ese nexo no hace llegar los objetivos de la dirigencia a los jugadores (campeonar, mantener la categoría, ascender, etc), de nada sirve una buena planificación y buenos jugadores, además, pasa por el Técnico la estructura del equipo, -qué formación implementar, quienes serán titulares, los cambios, el planteamiento ante cada equipo, etc. Y por último la parte fundamental de todo club, los jugadores, suponiendo una dirigencia eficiente y un Técnico buen estratega, la responsabilidad de conseguir los objetivos pasa en los hombros de los jugadores. El rendimiento de ellos se mide en cada juego, y con el seguir del torneo uno ya sabe cómo será el final, podrán haber buenos y malos partidos, pero se tendrá siempre una idea clara del funcionamiento del equipo y si se logrará o no los objetivos.

Caro ese, he'i koreano.

Caro ese, he’i koreano.

Los clubes tradicionales tienen grandes deudas, si estábamos en Escocia varios ya habrían terminado como el Rangers, que de pasar por las peores etapas, va logrando de a poco sus objetivos. El principal problema pasa por los dirigentes –incompetentes- que pensando que por comprar jugadores de “calidá” y pagándoles el sueldo que piden (30.000, 35.000 y 40.000 $, demasiado para un fútbol como el nuestro), piensan que ganarán algún campeonato. Lo peor de todo es cuando no se alcanzan esos objetivos, siendo el Técnico el principal culpable para ellos, es más fácil lavarse las manos con el Técnico que hacer un mea culpa. Cabe mencionar también las cuestiones judiciales, otro gran problema para los clubes que generan otra parte de las deudas.

Ojalá nunca lleguemos a ver un Olimpia – Ameliano, o Cerro Porteño – Recoleta. Pero mirando el lado positivo, sería un baldazo de agua bien fría para que los dirigentes se despierten y hagan las cosas de manera seria.

Texto de Daniel Rosa. Gracias por tu aporte. Esperamos más textos!

Cancha Chica no se hace responsable por los comentarios propuestos en este artículo.

Comentarios

Dejá un comentario

Lo más popular

Arriba