Actualidad

El descenso de Olimpia: es realmente posible?

“El fantasma de la B”, “Se repite lo de 1940”, “Preparen las calculadoras” son solo algunas de las frases que se escuchan tras cada derrota de Olimpia en este 2015. Todos los hinchas tienen en mente solo una cosa: es realmente posible que el Decano descienda?

Para analizar la posibilidad que tiene Olimpia de ir a la Intermedia, hemos investigado los últimos 8 campeonatos del Primera División, ya que desde el 2007 se utiliza el formato de 12 equipos y 44 partidos por año. Estos son algunos de los datos más relevantes:

  • El equipo con el promedio más alto en terminar penúltimo desde que se implementó el sistema de 12 equipos en el 2007 fue el 12 de Octubre en ese mismo año con un promedio de 1,092. Para que Olimpia iguale aquel promedio debería sumar 19 puntos en los proximos 37 partidos, o sea 1 punto cada 2 partidos, algo que no ha ocurrido desde que Silvio Pettirossi sumó 22 puntos en el 2008.
  • La peor temporada de Olimpia en este periodo fue en el 2008, cuando sumaron 54 puntos. En el caso que repitan este puntaje, Rubio Ñu debe sumar 72 puntos y Sol debe sumar 71 para superar al Decano, puntajes que ambos equipos nunca han alcanzado en los torneos de 12 equipos. Los dos equipos ascendidos, Santaní y San Lorenzo, deberían sumar 58 puntos, algo que solo lograron 3 de los 12 equipos que ascendieron desde el 2007.
4 de los 6 equipos que hoy están debajo de Olimpia en el acumulativo.

4 de los 6 equipos que hoy están debajo de Olimpia en el acumulativo.

  • Si tomamos como promedio la peor temporada del Olimpia en los úlitmos 15 años, la del 2004, su promedio en aquel año fue de 1,083. Si repitieran aquel promedio este año sumarían 48 puntos, obligando a Rubio Ñu a sumar 66 puntos y 65 puntos a Sol. Los 2 equipos ascendidos deben sumar 48 puntos para poder salvarse.
  • En el acumulativo, Olimpia tiene una temporada de 63 puntos del 2014. El único equipo que descendió con una temporada de 60 puntos incluida en su promedio fue Tacuary en el 2012, pero esto ocurrió porque la temporada anterior solo sumaron 37 puntos, 18 puntos menos que los 55 que acumuló Olimpia en el 2013.
  • Por primera vez no hay un solo equipo que en el acumulativo de las 2 temporadas anteriores no haya sumado menos de 100 puntos. Rubio Ñu es el de menor puntaje y ha sumado 100.
  • En el 2012 Sportivo Luqueño solo sumaba 77 puntos en las dos temporadas anteriores, 41 puntos menos que Olimpia actualmente. Sumó 59 en la temporada, impulsados por la necesidad (y porque sus hinchas hubieran destruido la ciudad de Luque más que la bomba atómica en Hiroshima) y terminaron 6 puntos por encima de Tacuary, que había comenzado el acumulativo con 20 puntos más. Es el único caso en 8 años en la que un club remontó una diferencia mayor a la que tiene Olimpia con Rubio Ñu y Sol de América para no descender.

Que debe suceder para que descienda Olimpia?

Según los números mencionados más arriba, Olimpia debe tener una temporada catastrófica para que estén en verdadero peligro de bajar de categoría. Hasta repitiendo su peor campaña de los últimos 8 años es probable que puedan salvarse. El único equivalente en su historia reciente serían esos 2 campeonatos del Clausura 2004 y Apertura 2005, donde casi murieron intoxicados por el humo emanado de las enseñanzas del “Profe” Córdoba. Si uno compara el plantel de aquel entonces con el de ahora, el actual parece el Barcelona de Pep Guardiola, por lo que repetir la catástrofe de aquellos años no es probable porque el talento termina sobresaliendo.

Ya no está el "Profe" Córdoba para hundir a Olimpia

Ya no está el “Profe” Córdoba para hundir a Olimpia

La verdadera razón por la que es prácticamente imposible que descienda el Decano son los rivales que se encuentran por debajo en el acumulativo. Una pelea por el descenso siempre es difícil, pero normalmente se da entre pocos equipos, máximo 3 o 4. El futuro de Olimpia no solo depende de su colapso total, sino de una temporada de buen nivel, y hasta en algunos casos perfecta de 6 equipos: Rubio Ñu, Sol de América, General Díaz, Deportivo Capiatá, San Lorenzo y Deportivo Santaní. Muchos ya descontaban a Santaní por su gran comienzo de campeonato, pero con un bajón de tres fechas ya están por debajo de Olimpia ahora mismo, demostrando lo dificil que es mantener el nivel en Primera.

Esperar que 5 de 6 de estos equipos tengan una mejor campaña que el Decano es como esperar que en un trabajo grupal todos los miembros aporten algo al proyecto, en lugar de que uno haga todo el trabajo, algo improbable, hasta imposible. Todo este análisis no toma en cuenta la posibilidad de los famosos “incentivos para ganar” que siempre surgen en estas peleas contra el descenso y seguro harán que los partidos de estos rivales sean más sangrientas que aquellas que se dan al buscar el último pedazo de asado. Además de tener que lidiar con la presión, estos equipos deben enfrentar esta misma situación con un presupuesto infinitamente menor al de su gran rival, lo que ya los pone en una notoria inferioridad de condiciones.

El Descenso de un Grande

Muchos dicen que los grandes si descienden, como ocurrió con River Plate e Independiente en Argentina en los últimos años, pero esos casos son diferentes, ya que ambos equipos se encontraban en el fondo de la tabla de promedios al comenzar la temporada. Ninguno de ellos tenía un colchón de 18 puntos sobre los equipos con quienes luchaban el descenso. La temporada de River fue similar a la de Luqueño del 2012, pero a diferencia de los auriazules, River terminó en la promoción y perdió en aquellos dos partidos con Belgrano.

Estas razones hacen creer que la posibilidad del descenso de Olimpia es un enfoque de los rivales para aprovechar y burlarse del club más que una peligro real. Los hinchas dirán que hasta es mejor pensar que si hay peligro inminente, porque obligaría al club a invertir más recursos para evitar perder la categoría, pero también esa misma presión puede hacer que el equipo no rinda al mismo nivel, por lo menos si no tienen la fortaleza para poder sobrellevar tal presión. Lo único cierto y concreto es que el hincha olimpista solo se sentirá seguro cuando el árbitro pite el final del último partido del Clausura 2015 y sepa que le depara el destino para el 2016.

Imágenes: ABC Color

Arriba