Actualidad

Ídolos paraguayos en el fútbol español (I)

PRESENTADOPOR

Empezamos con este post, un repaso por los principales ídolos paraguayos que jugaron en la Liga BBVA de España.


Heriberto Herrera: El Sargento de Hierro

Heriberto1
Poco se sabe de lo grande que fue Heriberto Herrera para el fútbol paraguayo. Si bien su nombre se inmortalizó con los dos títulos que le supo dar a la Juventus de Turin como entrenador, en España fue que empezó a gestar su leyenda. Conocido como “El tijeras” o el “Sargento de Hierro”, o también como “el otro HH” (ya que en esa época, el DT del momento en Europa era el argentino Helenio Herrera), lo de Heriberto alcanzó un nivel superlativo en el Atlético de Madrid, en donde se enfrentó a Alfredo Di Estéfano, creando así una rivalidad sudamericana en el derby madrileño. Surgido en el Nacional “Querido” de nuestro país, fue campeón sudamericano con Paraguay en 1953 (La Copa América actual) y posteriormente sus buenas actuaciones en el “Aleti”, le sirvieron Herrera para ser llamado a la selección española, en donde jugó un partido oficial en las eliminatorias para el Mundial de Suecia 1958. Posteriormente, las lesiones le alejaron de las canchas como jugador, aunque en el Rayo Vallecano hacía de jugador y DT. Sin embargo, un tiempo después dejó definitivamente las canchas y se dedicó a su condición de adiestrador. Comenzó su carrera en el Tenefire, en donde el mote de “Sargento de Hierro” se fue popularizando con mayor razón, teniendo en cuenta la fuerte disciplina personal, técnica y táctica que imponía con sus jugadores. En el fútbol español, ya siendo DT, ascendió a Primera División al Tenerife, al Valladolid y al Español, y logró su consolidación como DT en el Elche, equipo al que llevó a terminar una temporada entre los cinco primeros de la Liga.
Nacido en Guarambaré, el 24 de abril de 1926, Heriberto Herrera se hizo mundialmente famoso tras conseguir dos títulos con la Juventus, un scudetto y una Copa Italia. Pero su grandeza y leyenda, como el “Sargento de Hierro”, se formó en España. Falleció el 26 de julio de 1996.


Eulogio “Coquito” Martínez: El artista del gol

Un día antes de que se firmara la paz de la Guerra del Chaco entre Bolivia y Paraguay, Nacía en Asunción, el 11 de junio de 1935, Eulogio Martínez, más conocido como “Coquito”, el mejor jugador que tuvo en su historia el club Libertad y uno de los mejores que pisó tierra española siendo paraguayo.
Martínez se hizo conocer en el club de Tuyucuá, en donde a fuerza de goles y gambetas destrozó arcos y estadísticas y se ganó el mote de “Coquito”. Rápidamente se fijaron en él los grandes, y para la temporada de 1955 lo ficha el Barcelona de España. Si bien la primera temporada no pudo jugar por problemas documentales, explosionó su fútbol en el siguiente año. En efecto, fue goleador absoluto del equipo azulgrana -en donde compartía cancha con Kubala, el brasileño Evaristo, entre otros- en tres temporadas (1956-57, 1957-58 y 1959-60) y tiene el honor de ser el primer jugador en hacer un gol en la inauguración oficial del Nou Camp, frente a un seleccionado de Varsovia, en setiembre de 1957.
Eulogio2Su problema de sobrepeso fue siempre una lucha para Martínez y para el Barcelona, pero esos kilos sobraban tanto como calidad técnica, por lo que a pesar de estar siempre con una talla más amplia, Martínez siempre jugaba. Cuentan los historiadores que incluso el Inter de Milán estuvo a punto de hacer la oferta más extraordinaria del momento por Coquito, que ya en ese entonces era conocido como “el abrelatas”, pero que justamente, los kilos demás, le jugaron en contra.
Martínez quedará siempre en el recuerdo de los hinchas del Barcelona por aquella jornada memorable contra el super campeón Real Madrid, al que le encajó tres goles en menos de 15 minutos, récord hasta ahora no superado pero que estuvo cerca de igualar el Robert Lewandowski, cuando en 2013 le hizo 3 goles en 17 minutos al Real jugando por el Borussia Dortmund, por la Liga de Campeones. También otro récord de Martínez son los 7 goles que le hizo en la Copa “Generalísimo” (actual del Rey) al Atlético de Madrid, una tarde en el que el Barcelona se paseó con un 8-2 contundente e inapelable.
“El abrelatas” jugó por la selección paraguaya y también por la española, camiseta con la que brilló en el Mundial de 1962. Después de jugar en Barcelona, Martínez siguió corriendo. Jugó dos temporadas en el Elche, una en el Atlético de Madrid pero ya no era el mismo. Se retiró del fútbol teniendo apenas 31 años y quiso ser representante de fútbolistas, además de entrenador, pero no le fue muy bien. En 1984, con apenas 49 años, un accidente de tránsito lo dejó gravemente herido y determinó su muerte, 23 días después, el 30 de setiembre.


Cayetano Re: La magia en miniatura

CayetanoPequeñito, bervorrágico y de esas piernitas como formando paréntesis, Re fue uno de los más grandes jugadores que tuvo Paraguay en toda su historia. Surgido de Cerro Porteño, jugó el Mundial de Suecia de 1958 en el que hizo un gol (victoria de 3-2 de la Albirroja sobre Escocia) y fue la figura clave de aquel seleccionado, lo que le valió ir a España para fichar por el Elche. Fueron cuatro años de una gran actuación en el cuadro albiazul hasta que en 1962 fichó por el FC Barcelona, en donde Re explosionó todo su fútbol al más alto nivel. Con el equipo azulgrana jugó 167 partidos y marcó 94 goles, además de ser el “pichichi” de la Liga en la temporada 1964/65 con 25 goles en 30 partidos. Con el Barza Re fue campeón de la Copa del Rey (1962/63).
En 1966 pasó al Español, en donde también fue figura industible siendo máximo goleador del equipo por tres temporadas consecutivas y su retiro profesional del fútbol fue en el Terrassa Fútbol Club (1972), un equipo que hoy milita en la tercera división del fútbol español.
Como DT, Cayetano hizo sus primeras armas en equipo de menor jerarquía de España. Entre 1973 y 1984 dirigió en la madre patria a clubes como Eldense, Armería, Ontinyen hasta llegar al Elche, equipo respetado y respetable. Volvió al país en 1984 para dirigir a Guaraní y un año después agarró Cerro Porteño y luego se hizo cargo de la selección nacional, a la que llevó al Mundial de México 86. Tras el mundial se quedó en tierras mexicanas para dirigir al Necaxa de don Ramón Valdéz, luego estuvo de vuelta en España para dirigir al Betis en 1989. Estuvo en Chile un par de años y en 1996 llegó a Cerro Porteño, en donde empezó a ganarse el cariño y la puteada de los hinchas por sus extrovertidas decisiones y su constante apego a hablar con la prensa. Volvió a España y luego, en el 2000, regresó a Paraguay para dirigir a Guaraní y posteriormente Cerro Porteño, en donde protagonizó algunos hechos pintorescos, como dirigir sentado y en pose de meditación un partido del equipo azulgrana en Brasil, por Copa Mercosur, contra San Pablo.
El 26 de noviembre de 2013, estando en España, y a los 75 años de edad, el pequeño gran Cayetano Re falleció, víctima de una pulmonía.


Lobo Diarte, el poeta del área

Lobo1Lobo Diarte fue un exquisito goleador que debutó en el Olimpia con apenas 16 años (1971), debido a la calidad técnica que tenía. En el franjeado dejó una gran impresión en todos y se lo recuerda como un jugador con olfato para el gol y la jugada lujosa en cada movimiento. Cumplido los 18 años resultaba ya imposible retenerlo en nuestro fútbol, y los europeos rápidamente se fijaron en él. En 1973 hacía su aparición en el fútbol español de la mano del Zaragoza, equipo que incorporó también a Nino Arrúa y Felipe Ocampos en aquel tiempo, por lo que el club se hizo conocido como los “Zaraguayos”.
Los tres años del Zaragoza en España no olvidan los hinchas y memoriosos del fútbol español, ya que fue una de los mejores épocas para el club, que llegó incluso a un subcampeonato en la Copa del Rey y en la Liga (1975). En 1976, Diarte pasó al Valencia CF, en donde formó el diabólico triplete con el argentino Mario Kempes y el neerlandés Johnny Rep. Posteriormente pasó por el Salamanca (1979-1980) y sus últimos tres grandes temporadas en el fútbol español fue en Real Betis de 1980 hasta 1983.
Se hizo DT y dirigió el Alginet, el Salamanca y el Atletico del Madrid B y llegó a estar al frente de la selección de Guinea Ecuatorial. Aquejado del cáncer, Lobo Diarte se refugió en el arte, con la guitarra en mano y la poesía en sus manos, se dedicó a leer, a escribir y a componer. Llegó a escribir unas 187 obras registradas, con poemas cortos y narraciones. El “lobo”, oriundo de Asunción, nació el 26 de enero de 1956. En junio de 2011, Diarte falleció, tras el largo periodo que le llevó pelearla a la enfermedad.


Saturnino “Nino” Arrúa: El Señor Fútbol

Nino1Hablar de Nino es hablar de Cerro, es hablar del Zaragoza y es hablar de fútbol. Saturnino “Nino” Arrúa, nació en Itá, el 7 de abril de 1949, y con 14 años ya debutó en el Sportivo Iteño, de su ciudad natal. Ojeadores de Cerro Porteño lo llevaron a los 15 años y dos años después ya debutaba en la Primera del club, en 1966. Los primeros años ya demostró su tremenda calidad, pero en 1970 es que Arrúa explota y Cerro conoce de una generación fabulosa de futbolistas, con el Nino, Juvencio Osorio, Jara Saguier y otros. Tricampeón del fútbol paraguayo (1970-1973) y con toda su genialidad a cuestas, el Zaragoza se llevó al “Nino” para que la afición del equipo español disfrute de su magia y, junto a Diarte y otros, llenaran de fútbol y goles los partidos en donde jugaba el Zaragoza. En 1974, al año de haber llegado, Arrúa ya fue elegido el mejor jugador extranjero de la Liga. Si bien con el cuadro español no consiguió ningún título, llevó al club a sitiales que nunca antes había llegado, como un subcampeonato en Liga y también en la Copa del Rey (1975). Líder indiscutido de lo que era conocido como “Los Zaraguayos”, Arrúa deleitó a todos los fanáticos del equipo domingo tras domingo, durante casi seis años de un romance que nunca se podrá romper. Incluso, en el aniversario N° 100 del club, Arrúa fue invitado especialmente al evento y fue condecorado como uno de los grandes jugadores que tuvo el Real Zaragoza.


Una de las hazañas que se le recuerda a este Zaragoza de los “Zaraguayos” fue aquella goleada histórica contra el Real Madrid de un tal Vicente del Bosque, en la temporada de 1975. El partido terminó 6-1 a favor del Zaragoza y anotaron aquella ocasión Arrúa y Diarte. Quizás, fue el mejor año en la historia del club.
Tras seis años en el Zaragoza, Arrúa volvió a América y jugó una temporada en el América de Cali, en 1981. Un par de años entre jugar y no jugar, finalmente decidió colgar los botines definitivamente en 1985, jugando para Cerro, que lo vio nacer, afirmarse y despedirse.
Como entrenador Arrúa recorrió todo; estuvo un año en Cerro Porteño, en donde no tuvo mucha suerte como entrenador y luego recorrió varios clubes de Intermedia y otras tantas de Primera.
Hoy por hoy, Nino sigue ligado al fútbol, porque simplemente, decir Nino Arrúa es decir fútbol.

El vídeo del 6-1 sobre el Real (goles de Nino y Diarte):


Fuentes consultadas: Archivos de los clubes, datos de reseñas históricas de medios españoles.

Comentarios

Dejá un comentario

Arriba