Actualidad

Los ejemplos futboleros para la vida

En canchachica sostenemos que el fútbol es el lenguaje universal más potente que tiene el mundo. Pues bien, dentro de este contexto, este juego de “22 hombres que corren detrás de una pelota” sirve también para hacer ejemplos en diferentes facetas de la vida. Frases sencillas pero que pueden explicar una situación compleja, utilizando al fútbol de ejemplo y sobre todo, que puede servir para que no decaigamos en nuestros quehaceres diarios…

Vayamos pues, a ver cuáles son algunas de estas frases:

– Juega con 10 / le falta jugadores: En un grupo de amigos, de conocidos o de trabajo, siempre hay uno que se caracteriza por ser el más loco, o el que hace locuras cada tanto. En lugar de decir que el tipo o la tipa tiene algún problema de comportamiento que puede derivar de algún trauma (?) o simplemente de momentos de frenesí, lo más fácil para catalogarlo es con la frase: “le falta jugadores”. Conciso y directo, no está en sus cabales.

– Tirale un centro: Frase que puede ser usado en diferentes contextos. Por ejemplo, cuando uno quiere acercarse a una persona para hablar de trabajo, de armar un proyecto o bien, directamente cuando se trata alguien que nos resulta atrayente como para iniciar una conversación que puede dar pie a algo más interesante (?).

El fuera de juego… el suplente..

– Quedaste en Offside: Tres palabras que describe exactamente cuando, por algún motivo, dijiste algo indebido en alguna reunión o con algún acto se expusiste. Esto puede ser en tu relación laboral, amorosa o familiar. Una forma muy explícita de decir que donde quedaste no sirve, estás fuera.. fuiste..

– Si yo era, he’i Suplente: Grafica totalmente (?) lo que todos decimos cuando no somos nosotros los que estamos en la acción y observamos desde afuera lo que ocurre en cualquier evento, ya sea deportivo, social o político. Siempre desde afuera es más fácil opinar y saber todo.

– Pelota al piso: Frase correcta como para tranquilizarnos. Cuando estamos en un momento de desesperación, de no saber qué hacer con nuestras vidas (?), es necesario mantener la cabeza fría y bajar la pelota al piso. Estar tranquilos para no hacer alguna boludez de la que podamos arrepentirnos.

Pelota al piso para mantener la tranquilidad y mirar de frente, como Miguelito Almirón.

– Arco Libre: Cuando de niño te dicen arco libre es porque no tenés los incisivos centrales de la dentadura, lo cual siempre es un clásico chiste infantil entre los más pequeños y pequeñas. Ocurre generalmente entre los 7 y 8 años, aunque, claro, siempre hay excepciones que confirman la regla. 

Las cosas relativas a la vida..

–  A estas alturas del campeonato: Cuando la cosa ya está en una situación que lleva su tiempo y que no permite retrotraer la acción (?), entonces se aplica esta efímera frase que sin embargo encierra mucho. Es como decir, al pedo ahora vas a volver sobre tus pasos, o recién ahora te das cuenta? Sirve como un elemento para tener en cuenta en las conversaciones.

 – Cosas del fútbol: Cuando ante una situación difícil queremos encontrar una explicación cotidiana que relativice un poco la cuestión en sí, como diciéndole a nuestro interlocutor o interlocutora que lo ocurrido es algo que suele pasar y que se puede arreglar. Una frase al que se apela como una manera de palmada, de dar ánimo.

– Hora profe: Cuando en tu reunión laboral semanal el jefe o algún compañero exaspera con más de una hora de perorata, es cuando “hora profe” se hace llamar. Una frase que resume el hartazgo ante una situación y que exigimos termine, por el bien de nuestras arterias.

– Siempre hay revancha: Es casi como una lección de vida. Cuando creemos que ya todo está perdido, cuando vemos que parece que todo está negro y no encontramos esa “luz al final del túnel”, entonces es momento de recordar esta frase que tiene que ser como algo impregnado en tu mente: El fútbol siempre da revanchas… la vida también!

A jugar!! Ingresá ahora a apostala.

Ingresá ahora mismo a la web y multiplicá lo que tenés en tu bolsillo!

Comentarios

Dejá un comentario

Arriba