Equipos

Mundial CCh. Argentina y una nueva chance para Messi

Ganar un Mundial y ser cuna de los mejores talentos del mundo no es una carga fácil de sobrellevar. Con la acostumbrada exageración argentina, Cada torneo que pasa sin que la selección albiceleste traiga la Copa Mundial se convierte en un nuevo infierno, acumulando cada vez más presión y creando un ambiente de nerviosismo insoportable, principalmente para los jugadores, y en especial, para el mejor de los últimos años; Lionel Messi. La pulga llega con 3o años a Rusia y tras esa final perdida en Brasil, se juega quizás una de sus últimas oportunidades de ser el líder de una nueva Argentina campeona del mundo. 


Historia

Hasta ahora el gol más discutido en Mundiales.

Hasta ahora el gol más polémico en Mundiales.

El fútbol argentino ha tenido un desarrollo bastante particular. Al ir popularizándose el deporte, se empezó a desarrollar su estilo de juego: “La Nuestra”, donde se premiaba más al artista y a la gambeta que al juego en equipo. Esta manera de jugar duró por varias décadas, llevándolos a la final del primer Mundial en Uruguay, donde perdieron 4-2, con jugadores que terminaron con costillas rotas.

No participaron en los siguientes 4 Mundiales por diversas razones, y cuando finalmente volvieron al ruedo en 1958 recibieron tal paliza que se lo llamó “el desastre de Suecia”, del cual volvieron con los ojos ciegos bien abiertos. Esto hizo que cambien su estilo a uno más “europeo”, donde europeo significaba dar patadas y jugar sucio, estilo que hasta ahora es usado por algunos clubes.

La selección tuvo que esperar a que Argentina, en plena época de dictadura militar, sea la sede del Mundial para poder ganarlo. “Me parece que soy de la quinta que vio el Mundial 78, me tocó ver creciendo a mi alrededor paranoia y dolor” dice Andrés Calamaro en uno de sus clásicos temas y que pinta un poco cómo se vivió aquel torneo.

Uno de los seis goles que le encajó Argentina a Perú en el Mundial del 78. Un partido polémico.

Fueron liderados por César Luis Menotti, quien implementó un estilo supuestamente de juego bonito. Aquel Mundial del 78 tampoco escapó a la polémica. Es más, quizás la de este mundial es la más recordada. Por la semifinal de este torneo se enfrentaba Argentina y Perú. El equipo incaico era hasta ese entonces uno de los mejores del torneo y tenía probablemente el mejor equipo de su historia. La Argentina necesitaba una diferencia de cuatro goles para pasar a la final y se despachó con un 6-0 ante Perú. Las sospechas inundaron el mundo futbolero, hasta que aparecieron las primeras publicaciones  sobre el supuesto arreglo del partido. Años después, un jugador peruano dijo que cuatro de sus compañeros fueron sobornados por las autoridades argentinas para que fueran a menos en ese partido.

Sin embargo, lo más grave de toda esta historia saltó décadas después. Aquel espantoso 6-0 de Argentina sobre Perú fue vinculado con el Operativo Cóndor -una de las operaciones más sangrientas de las dictaduras militares sudamericanas-  cuando un ex senador peruano declaró que gracias a ese partido, 13 ciudadanos “insurrectos” peruanos fueron liberados por el gobierno Argentino, en ese entonces bajo el régimen de Jorge Rafael Videla, que mantenía a la Argentina a sangre y muerte.

Menotti duró hasta 1982, donde nombraron a su antítesis: Carlos Bilardo, a quien no le importaba entretener, solo ganar. A partir de aquel momento quedó la muralla que divide a todos los “Menottistas” (Futbol entretenido) de los “Bilardistas” (futbol de resultados).

En México 1986 obtuvieron de vuelta la Copa, gracias a un sistema táctico que se resumía a “todos juegan para que Diego Maradona haga lo que quiera”. Fue la mejor actuación individual en la historia de los Mundiales, con su punto máximo resumido en aquel inolvidable gol contra Inglaterra.

Desde ese torneo el mundo los vio caer sobre terrazas desiertas, llegando cerca en 1990, pero merecidamente perdiendo tomando en cuenta lo mal que jugaron. Su gran verdugo ha sido Alemania, quien le ganó aquella final de Italia y en cuartos de final de 2006 y 2010, además de la final del último Mundial en Brasil, con el aquel goltzelazo (?).

Gabriel Heinze, el Papá Noel que siempre dio regalitos a Paraguay

Gabriel Heinze, el Papá Noel que siempre dio regalitos a Paraguay

Los albicelestes tienen varios hechos relacionados con la trampa y la violencia en su historia como
selección. Casos como las 16 toneladas de trigo a cambio del 6 a 0 a Perú, la “mano de dios”, la botella de agua con droga contra Brasil en 1990, el “café veloz” contra Australia en 1993, el dóping positivo de Maradona contra Nigeria, el corte en la mejilla equivocada de Julio Cruz contra Bolivia de 1997, el cabezazo de Ortega a Van der Sar en 1998, y varios otros más, han marcado al equipo y los han convertido en un equipo al que muchos ven como “sucio”.

La historia entre Paraguay y Argentina a nivel selecciones ha sido siempre una dura batalla. Recordamos varios momentos históricos, como aquel partido en Asunción en 1993 donde nuestros queridos dirigentes vendieron la gran mayoría de las entradas a los argentinos, quienes se sentían locales, el tiro libre de Chilavert contra Burgos , el gol con la mano de Mauricio Pocchettino, el gol que falló Walter Samuel contra Tavarell, los regalos de Heinze para Roque y Haedo y la increíble jugada de Salvador Cabañas para el gol de Haedo en aquel histórico triunfo de 2009 .

Su camino a Rusia fue irregular y tuvieron que esperar hasta el último partido de eliminatorias frente a Ecuador para poder asegurar su clasificación. En Rusia, integran el grupo D, junto a las peligrosas (?) Islandia, Croacia y Nigeria.


Técnico

Hasta Sabella se aburre de si mismo

Hasta Sabella se aburre de si mismo

Tras varios fracasos rotundos en la dirección técnica, especialmente la idea de traer al “grupo del 86” con Maradona y Sergio Batista, pasando por nuestro conocido “Tata” Martino hasta el Patón Bauza, Argentina logró una pequeña estabilidad con Jorge Sampaoli, el Patricio Rey de los DT (?). Igual, con Sampaoli tampoco tuvieron una gran eliminatorias y lograron zafar en la última fecha del repechaje. Además, hace poco los argentinos se comieron un baile con un 6-0 contundente a manos de España y con un Messi afuera queriendo matarse al ver lo que le espera (?).

Táctica

De poner cualquier cosa al estilo Diego Maradona en la cancha, Sampaoli decidió juntar a los mejores jugadores y lograr que estos se complementen bien con Lionel Messi. Implementó un 4-3-3, pero con Di María atrás en el mediocampo para aprovechar los huecos que creaban los 3 ofensivos, que deja a las defensas rivales tan expuestas que por favor piden que no le claven sus puñales por la espalda.

Al igual que en campeonatos anteriores el problema argentino sigue siendo la defensa, o que lo desmienta España (?). Siendo un equipo que apuesta siempre al ataque, el equipo queda muy abierto y no hay forma que no quede mal parada la zaga, más todavía que no tienen a jugadores de clase mundial en ese sector. Sampaoli es mucho más pragmático que sus predecesores y no jugará muy abierto si no le conviene. Puede implementar un 4-4-2 o hasta un 5-3-2 para cubrirse mejor atrás.


Plantel

Messi a punto de vomitar otra vez.

Messi a punto de vomitar otra vez.

El jugador quien se encuentra bajo el mayor escrutinio, sin importar lo que haga, será Lionel Messi. La máxima estrella del fútbol argentino y goleador histórico de su selección con 61 goles, necesita mejorar lo que hizo en Brasil 2014, que no fue poco, pero siempre lo exigen más para que  finalmente dejen de romper con que sólo funciona en el Barcelona, lo cual no es cierto ya que en la casa también funciona (?), teniendo en cuenta que su esposa, Antonella, acaba de tener a su tercer hijo; Ciro.

Junto a Messi tienen una dupla letal como Gonzalo Higuaín y Sergio “Kun” Agüero; el “Pipita” siendo el definidor y Agüero el que aporta la habilidad incontrolable. A esta camada se le suma Pablo Dybala, que viene jugando una barbaridad en la Juventus de Italia. Vamos a ver si Sampaoli lo utiliza a Icardi, que a fuerza de goles y de amistades (?) se hizo acreedor de un lugar entre los seleccionados.

El jugador más importante para el planteamiento argentino no es necesariamente Messi; es Angel Di María, por su doble función de ofrecer un poco de marca y correr incansablemente por todo el frente ofensivo, abriendo espacios. Si él está inspirado, el equipo funciona a la perfección. Detrás de él se ubican los que brindan balance al medio: Javier Mascherano, encargado de las barridas y de poner los supuestos “huevos” y Ever Banega, el que se encarga de cortar las jugadas y recuperar pelotas.

Ni el propio Marcos Rojo entiende por qué es titular.

Ni el propio Marcos Rojo entiende por qué es titular.

Atrás es donde comienzan los problemas para el plantel argentino. Otamendi y Rojo en la defensa ofrecen menos garantías que Casa Rosada, mientras que en el arco sigue siendo titular de manera inentendible Sergio Romero, que en el Manchester tiene menos oportunidades que Cirilo con Jimena en Carrusel de niños.

Por lo menos fue convocado como tercer arquero Armani, de River, que en lo que va del año ataja desde la H hasta la O, como quería el bueno de Natalia Natalia.


Perfil del hincha

Como siempre los beneficiados son los barras bravas.

Como siempre los beneficiados son los barras bravas.

El hincha argentino, más bien el porteño, siempre ve cada Mundial como suyo, y termina enormemente decepcionado cuando inevitablemente pierden en Cuartos de Final o una final. Por esta supuesta soberbia el paraguayo siempre ha tenido la mayor rivalidad con los argentinos, a pesar que en realidad ha sido Brasil quien nos ha causado más daño como país. Existen más paraguayos que esperan una eliminación de la albiceleste, lo que es toda una ironía considerando que cada vez que van a la cancha corean cánticos creados por hinchadas argentinas, ven decenas de horas de fútbol argentino, comen cortes de asado al estilo argentino, saben todos los chimentos de la farándula argentina, bailan cumbia villera cuando están borrachos, entre miles de otros ejemplos más.

Uno de los tantos vendehumos que importamos: el "Profe" Córdoba.

Uno de los tantos vendehumos que importamos: el “Profe” Córdoba.

Aparte de todo esto, el fútbol argentino nos ha inundado con jugadores y técnicos paquetes. Si nos ponemos a contar todos los que cruzaron la frontera para vender humo acá nos quedaríamos unos 2 años probablemente.

Los argentinos que podrán estar en Rusia serán los multimillonarios o barras bravas, quienes ya tienen sus entradas, alojamiento y todas las comodidades, como ya lo habían hecho en Brasil 2014. Como siempre estos repudiables personajes tienen todo a su favor y arruinan el fútbol a todo aquel que verdaderamente lo disfruta.


Conclusión

Cualquier resultado que no incluya por lo menos llegar a la final será un fracaso para la selección argentina. Ya empezaron con el pie derecho al tener el grupo más fácil de todos, por lo cual deben aprovechar y no desgastarse para los partidos de eliminación directa. A partir de allí tendrá que lidiar con equipos que si pueden exponer su debilidad en el primer tercio de la cancha y necesitan que sus delanteros estén convirtiendo siempre para compensar aquella deficiencia. Messi carga con la pesada cruz de tener una nueva oportunidad de lograr eso que tanto le reclaman los argentinos, pero el fútbol cada vez demuestra que es un juego en conjunto, por lo que estará difícil para el 10 del Barcelona hacerse responsable sólo de tamaña empresa.

Comentarios

Dejá un comentario

Arriba