Actualidad

Reacción tardía

La selección nacional cayó 2-1 ayer ante Colombia. El flojo primer tiempo castigó duro a Paraguay, que recién en la complementaria pareció encontrar el camino. Ramón Díaz modificó aquel rígido 4-4-2 que produjo tan poco contra Costa Rica. El ingreso de Miguel Almirón como enlace, ofrecía frescura al ataque. La estrella de Lanús jugó suelto por el centro, mientras que Óscar Romero se encargó del andarivel derecho y Édgar Benítez del izquierdo. Así, Darío Lezcano quedó como único punta, labor que desarrollaba por primera vez.

El tempranero gol colombiano desarmó a Paraguay, pues no tuvo tiempo para acomodarse. Carlos Bacca cabeceó ante la tibia marca de Miguel Samudio y, a partir de allí, se instaló la incertidumbre. Ni Paulo Da Silva ni Gustavo Gómez tuvieron la claridad necesaria para iniciar las jugadas. Bruno Valdéz tampoco ayudó en las salidas, obligando a Gómez a lanzar pelotas divididas. El segundo tanto cafetero fue producto de un mal cálculo de Da Silva, que entre Gómez y Samudio intentaron resolver. Bruno Valdéz y Robert Piris Da Motta se sumaron a la tarea, pero no pudieron despejar ese balón que terminó en los pies de James Rodríguez, autor del gol.

En el segundo tiempo se mejoró bastante. La entrada de Víctor Ayala liberó a Romero, permitiendo que las ocasiones de gol llegaran con mayor frecuencia. Jorge Benítez aportó movilidad al ataque, pero por momentos estuvo impreciso. Pobre rendimiento de Celso Ortíz; errático y desorientado. Desde el asiento del espectador, el pedido fue el ingreso de Rodrigo Rojas. El golazo de Ayala animó a la Albirroja, que buscó el tanto de la igualdad hasta el último minuto. Gran partido de Romero; lamentablemente perdió la cabeza tras aquel pase fallido a Almirón. Baja sensible de cara al encuentro frente a Estados Unidos.

Pésimo trabajo del árbitro Héber Lópes. Una diferencia de criterios notoria. Desde el primer minuto se agarró con Darío Lezcano, víctima de innumerables infracciones que no fueron sancionadas.


Paraguay está obligado a ganar el sábado ante el anfitrión. No sorprendería que el criterio arbitral sea nuevamente desigual. Por tal razón, la Albirroja precisa más que nunca de fútbol y esa garra guaraní que históricamente le ha caracterizado.

Comentarios

Dejá un comentario

Arriba