CA2015

Las selecciones de la Copa América: Chile, el anfitrión

No es facil jugar en tu propia casa si sos jugador de fútbol. Se habla mucho sobre la ventaja de tener al ferviente público de su lado, pero se olvidan que junto al público aparece los interesados, desde el primo segundo con quien no ha hablado en 20 años hasta la tia abuela de su vecino, pidiendo entradas, camisetas, fotos, entre otros pedidos más. No hay que olvidar al grupo de amigos de fiesta de los jugadores, quienes aprovechando la cercanía incentivan a jodas dionisianas.

Esta es la situación a la que se enfrentan los jugadores chilenos, la “Roja” que hace soñar a su pueblo con un título.

Historia

La Copa América siempre ha sido un cuco para los pobres chilenos. No han podido ganar una sola edición, a pesar de haber tenido varios equipos de gran nivel. Han llegado a ser segundos en cuatro competencias, la última de ellas en 1987. En aquella edición de 1987 lograron algunos de sus triunfos más resonantes, como una goleada 4-0 a Brasil y el más importante, haber ganado la guerra de las patadas indiscriminadas a Uruguay, los “capo di tutti capi” de la violencia futbolera, en la final:

En las últimas ediciones solo han cosechado resultados decepcionantes. En el 2007 fueron vapuleados 6-1 por la selección brasileña, una actuación que se explica por la resaca que tenían los jugadores tras haberse pasado toda la noche tomando y acosando al personal del hotel tras haber logrado la clasificación. En la edición del 2011 venían con todo bajo el mando del “Bichi” Borghi, pero en Cuartos de Final fueron eliminados por la sorprendente Venezuela. Después de esto el “Bichi” fue en picada y terminó siendo reemplazado poco tiempo después por Jorge Sampaoli.

Algo que le vienen bien a Chile es ser anfitrión del torneo. En las 6 ediciones anteriores que les tocó ser sede de la Copa siempre han terminado entre los primeros 4 equipos, aunque hay que aclarar que en las ediciones de la década de 1920 solo jugaban 4 o 5 equipos.

Recuerdos albirrojos

Como ante la gran mayoría de las selecciones sudamericanas, Paraguay tiene un record positivo ante Chile en la Copa América, con 11 victorias en 18 partidos. A pesar de esto, Chile tiene una cierta ventaja en grandes goleadas contra la Albirroja, como el 5-0 en la Copa de 1955 y 4-0 en la última edición jugada en el país trasandino en 1991, donde nos pasaron por encima:

Igual, ellos no tienen un gol como el que les metió el “Teto” Cristaldo en Peru 2004:

Táctica

Ya hemos hablado sobre el estilo de Jorge Sampaoli antes del Mundial, y en este torneo demostró que no se va a arrodillar ante nadie. Cada partido de Chile es una muestra del deporte jugado a máxima velocidad, sin pausa para dar un respiro, buscando asfixiar al rival con las corridas y la presión de los 11 jugadores del plantel. Nada de ese estilo cagón especulativo de meterse hacia atrás y jugar al contragolpe; hay que atacar cada segundo posible.

Por esta razón jugar contra Chile es como ser atacado por un enjambre de abejas africanas sedientas de venganza que solo se contentarán cuando uno está convulsionando en el suelo.

Las figuras

Así le conectan los circuitos al Robocop Gary Medel

Así le conectan los circuitos al Robocop Gary Medel

Para gran parte de los que verán la Copa América, el equipo de Chile comienza y termina con Alexis Sanchez. El delantero del Arsenal demostró que su nivel no estaba inflado por estar en el Barcelona y es figura indiscutida en el plantel “Gunner”. Con su cambio de velocidad y gambeta multifacética deja a los defensores siempre atrás en el camino al área. No solo trae sorpresas dentro del área, sino que fuera también, como cuando hizo que un amigo filme sus “momentos íntimos” con su novia desde un armario.

El verdadero símbolo de Chile no es ni el todoterreno Arturo Vidal, la muralla Claudio Bravo o Eduardo Vargas, es Mauricio Pinilla. Su tatuaje del tiro al travesaño contra Brasil es el resumen de la selección chilena: siempre cerca, pero nunca logrando el objetivo. Hay que tener huevos para tatuarse un fracaso así en la piel.

Todos apuntan a la defensa como el punto débil de los chilenos, pero ellos se sienten seguros teniendo a Gary Medel. El “Pitbull” es alguien que no le tiene miedo al juego fuerte, llegando al punto de discutirse con Neymar porque este se quejó que Medel vivía haciendole faltas. La respuesta del chileno? “Algunos hacen teatro, otros seguimos jugando”

Hasta donde llegan?

Los chilenos tienen vía libre en la primera ronda, evitando enfrentamientos con Argentina o Brasil. A partir de Cuartos de Final es donde se complica la cosa para la “Roja”. Todo su poderío ofensivo no puede esconder el hecho que no tienen una defensa de primer nivel, la cual puede ser vulnerada tanto por equipos que juegan al pelotazo y a la contra y los que desbordan a base de talento. Habrá que ver si la presión del público es algo que los motiva o los pone demasiado ansiosos durante el partido.

Los que seguro ganan son los parientes que recibirán las entradas de cortesía y los amigos que tendrán litros de alcohol gratis. Los jugadores esperan tener esta misma suerte, pero saben que para la gente cualquier resultado que no incluya levantar la copa será un fracaso.

Cerramos con un tema moderno del cancionero chileno:

Arriba