Actualidad

Le quitan la imnunidad. ¿Qué harán con la impunidad?

Rápidamente y luego del escándalo de coimas y sobornos denunciado por el gobierno estadounidense, el Congreso paraguayo aprobó un proyecto de ley para derogar el carácter de inmunidad diplomática que ostenta el edificio de Conmebol, en Luque. Ahora solo depende de la firma del Ejecutivo para que las oficinas de la matriz del fútbol sudamericano abra las puertas a la investigación. La pregunta es, ¿se hará algo para evitar la impunidad después de caer la inmunidad?

Mientras el show del fútbol continúa en estos días en Chile, en donde los verdaderos artistas de esta maquinaria gigante que es el fútbol -los futbolistas- están jugando la tradicional Copa América, en Paraguay, sede del edificio de la Conmebol, esta semana se muestra clave para ir determinando qué va a pasar con la investigación que empezaron los organismos de control de Estados Unidos, primero contra los capos de la FIFA y que terminó igualmente con los dirigentes sudamericanos. En efecto, el paraguayo Nicolás Leoz, máximo exponente dirigencial de Sudamérica en los últimos años -con el argentino Julio Grondona (+)- actualmente está con prisión domiciliaria en Asunción, a raíz de las denuncias formales que incluyen sobornos, coimas, lavado de dinero y otros hechos de corrupción (47 cargos, en total) que nacieron de la propia Fiscalía de los Estados Unidos y del FBI.

hotel

Vista de la terraza donde funciona el “Santokh Wellbeing SPA”, propiedad de la señora María Clemencia de Leoz.

Casi tres semanas después del escándalo desatado por el caso conocido como #Fifagate, los edificios de la Conmebol -acá merece preguntar y preguntarse si la inmunidad incluye al Hotel Bourbon, que se construyó dentro de las instalaciones de la Confederación Sudamericana- recién podrán ser requeridos por la Justicia. Claro, toda vez que la misma requiera de algunos documentos o de revisar algunas cosas. Justamente en el sexto piso del Bourdon opera el “Santokh Wellbeing SPA”, un lujosísimo local para el relax y confort, propiedad de la señora María Clemencia de Leoz, esposa del expresidente de la Conmebol.

Según lo que dijo Leoz al diario Olé, de la Argentina, en una entrevista del 18 de julio de 2012, la inversión total para el Hotel fue de unos 20 millones de dólares, dinero que se estimaría recuperar en 20 años, de acuerdo con lo publicado en esta nota.

Por muchos años, la instalación de la Conmebol en nuestro país fue presentada como una de las mejores inversiones para un país pobre de pobreza como el nuestro. Fue mencionado como el mayor prestigio de Paraguay y todos, desde el empresariado hasta el paraguayo de a pie que junta agua de pozos, debían estar agradecidos por el orgullo de tener el centro de operaciones de todo el fútbol sudamericano en tierras paraguayas. Para su inauguración se paralizó el país, y llegaron los más encumbrados dirigentes deportivos del mundo, incluyendo al hoy renunciante Josep Blatter. La ocasión sirvió para hacer sentir el orgullo nacional a flor de piel, en un idea que rebotaba con fuerza en todos los medios.

[power_title color=”#33903f” ]La inversión total para el Hotel de la Conmebol fue de unos 20 millones de dólares.[/power_title]

Poco se sabía en esos días sobre esta inmunidad conseguida durante el gobierno de Juan Carlos Wasmosy (1997) al edificio y posiblemente a un hotel!, inmunidad que en estos días llegará a su fin, pero que demuestra probablemente el real motivo por el cual se eligió a Paraguay para montar los edificios de la Conmebol. Y para entender un poco la trascendencia de esta situación, vale este ejemplo: Si el FBI quería hacer la misma intervención que hizo en Zurich, Suiza -en donde detuvieron a 7 de los principales dirigentes arrestados por este escándalo- en las oficinas de la Conmebol, aquí en Asunción, no iba a poder hacerlo.

Por de pronto, desde la propia Conmebol mencionaron a través de un comunicado, que están de acuerdo con que el edificio ya no tenga inmunidad y, en un gesto saludable, aseguran que están dispuestos a todo tipo de control e investigación por parte de las entes de control. Habrá que ver si, tres semanas después, podrá encontrarse algo. Habrá que ver si las autoridades nacionales, a pedido de los investigadores de afuera o por iniciativa propia, hacen algunas intervenciones.

En un país en el que nos acostumbramos a que no pase nada con los malos y a chuparnos cátedra de moral de los menos llamados a hablar sobre ella, hoy solo queda esperar. La inmunidad se va. ¿Qué pasará con la impunidad?.

Comentarios

Dejá un comentario

Arriba